Follow by Email

viernes, 11 de septiembre de 2015

"Pequeños lujos para nuestro ser artista"


Julia Cameron afirma en ese maravilloso viaje que es el "Camino del artista", que hay que mimar a nuestro artista interior con algunos lujos. Y cuando digo artista no hace falta ser "Picasso" (ni quisiera, que al pobre le hubiese ido bastante mejor si hubiese leído ese libro...)

 Los llamados "lujos" son pequeños mimos de los que muchas veces nos privamos pero que en realidad son un gasto menor comparados con el bienestar que nos prodigan.
Cameron afirma que hay que cuidar a nuestro ser interior como si fuera un niño, siendo generosos en gestos amorosos...

Me quedé rumiando la idea, y aquí hice mi lista...




Flores compradas...






Un difusor que aroma mi "atelier". Es increíble como ya ambienta el lugar diferente...

Y coronando el podio: Un cafecito en un lindo lugar (aunque el sitio importa poco, lo mas importante es el estado del alma, es el poder "anidar" en cualquier espacio).

Con la compañía de un buen libro...





O en buena compañía...




Habiendo dejado de tomar café a diario y reemplazarlo por descafeinado o, mejor aún, de algarroba, de vez en cuando me doy el lujo de salir a tomar uno a una cafetería.
El hecho no es el café en si mismo nada mas, sino el espacio temporal que delinea. Es mi "no tiempo". Es mi rato de interioridad. Y mas aún luego de haber sido madre. Planto bandera de soberanía cronológíca. Es mi cita con Kairós, el tiempo subjetivo, mesurable de formas diversas, como escribía en esta entrada. Y como detallaré en una próxima....


(Este mas ambicioso en tiempo y suculencia fue en vacaciones de invierno)

Y el infaltable epílogo... las fotos de Fran...







¿Y ustedes? 
¿Cuáles son sus lujos?