Follow by Email

jueves, 31 de diciembre de 2015

"Abierto por balance" (en el tintero II)

Es inevitable asociar los finales de calendarios  a los balances íntimos, aunque pueda resultar forzado. (Como ya he escrito aquí). Sin embargo puede funcionar como una excusa para "atracar" en nuestro "puerto del alma" (como llamo a mi cuaderno de notas, aunque en realidad es un concepto que excede al cuaderno físico en sí, es un tiempo material y espiritual).
Es hacer una pausa para poner el foco en lo logrado mas que en lo que falta, para agradecer. Para iluminar, como faro mágico y medir las cosas mas por su luz que por su sombra. Así se nutre el alma y  nos preparamos para los tiempos venideros.


Lo que perdí en tiempo en cuanto a  "cantidad" pude en cierta forma, ganarlo en calidad. Bocanadas profundas.


Mas allá de cansancio, luchas y tempestades que hubo que pilotear, pude hallar remansos, construír pequeños oasís:

Las "citas con el artista", los "quince a las quince",los cursos... (sobre los que comentaba en el post anterior)


Aquí les comparto sobre los dos últimos que me habían quedado en el tintero...


Decapado y transferencia...














Y bordado....



La huerta, pese al poco tiempo dedicado tuvo, curiosamente, uno de sus años mas fructíferos.





Fran, que con sus crecimientos nos invita  empuja a crecer también y nos despabila en mas de un sentido...



















 Entre otras lecturas, este año pude terminar "Mujeres que corren con los lobos" de Clarissa Pinkola Estés y "El camino del artista" de Julia Cameron. Dos libros fundamentales. Verdaderos faros.




Postales cotidianas a solas, con amigas, con la familia peluda y con la "pequeña tribu"....
 que VIVA LA VIDA!!!


 El pasar revista de los crecimientos puede parecer pueril, pero muchas veces ocurre que, una vez logradas ciertas metas, nos olvidamos de ellas y de lo importantes que fueron esas conquistas. Al escribirlas, quedan registradas y al pasar los años y retomar su lectura pueden sorprendernos nuestros crecimientos y empoderarnos para los próximos. Es como las marcas que los chicos hacen sobre la pared para señalar su altura y entusiasmarse...





Así que, a abrir el corazón para tomar notas de nuestros derroteros, navegantes despiertos pero no por eso menos ensoñados.




MUCHA LUZ Y BENDICIONES EN ESTE NUEVO AÑO!!!